MÁQUINAS CORTACÉSPED, MI EXPERIENCIA 1


TIPOS DE CORTACESPEDLlevo ya unos cuantos años siendo usuaria de máquinas cortacésped. Cuando era pequeña recuerdo que mi padre tenía una manual, como la primera, y allí en el jardín del pueblo, cuando intentaba utilizarla, me resultaba de lo más difícil, claro, entonces estaba la hierba alta y se atascaba en la rueda de cuchillas, te pasabas el rato “desatascando”, entiendo que este tipo de máquina es para mini jardines con la hierba cortita y lo bueno es que es totalmente autosuficiente energéticamente (salvo por el desgaste de tus calorías, que tampoco viene mal ;)).

Luego ya pasamos a la eléctrica, enchufas el “maxi” cable y te lías a cortar, es cómodo porque es limpio pero incómodo porque te pasas el rato esquivando el cable y recolocándolo para no llevártelo por delante, además tiene poca potencia, por lo que también lo veo idóneo para jardines pequeños y de hierba controlada.

Ya me hice mayor y conseguí tener mi propio jardín (bueno, ejem… mi propio jardín hipotecado, claro :P). Mi jardín es grandecito, aunque la zona de césped, que crece cada año (porque aprovecho el autóctono de por aquí, la grama), es más reducida, yo calculo que de césped quizá habrá unos 600 m2, aunque el resto de la parcela también lo “limpio” con la cortacésped, ya que lo prefiero al herbicida, salvo en zonas muy concretas.

Lógicamente no tenía cable tan largo o me resultaba especialmente incómodo manejar una eléctrica y preferí la autonomía de una de gasolina. Así que las probé. Muy bien, no tener que estar pendiente del cable era un relajo, pero también era más pesada, aunque tenía más fuerza.

El caso es que hasta hace unos meses he estado usando la cortacésped de gasolina de empuje de toda la vida, pero la verdad es que resulta agotador, más cuando la parcela tiene una ligera pendiente, y cuando toca “subir” teniendo además la resistencia de la hierba, ni te cuento lo que cansa. Así que, aprovechando una avería, (me quedé con la palanca que tienes que sujetar para que funcione, rota, en la mano (momento que aprovecho para aconsejar que JAMÁS compréis una máquina con estos elementos de plástico, me ha durado 2 años, y NO entra en la garantía), decidí probar las autopropulsadas.

Pues oiga, una maravilla, le das a la palanquita y anda sola. Yo me pillé la más básica, pero las hay hasta con velocidades. Al principio me costó acostumbrarme a no empujar, pero me duró 15 minutos. El caso es que me pregunté cómo había esperado tanto para adquirir una… pero también tiene sus inconvenientes:

– Es aún más pesada

– Consume más combustible

– Si se topa con una hierba un poco “rastrera” se atasca y tienes que empujar igual (pero más, porque como pesa más…)

– Girar con ella es un poco difícil, quizá porque tiene la hoja más grande, me cuesta más que con la anterior que era más pequeña.

Pero seguiremos con ella a ver lo que aguanta… y cuando me toque la lotería o se den bien las cosas… A POR EL TRACTOR!! (del cual no tengo experiencia alguna pero, ya me gustaría, ya :))

 


Gracias por comentar!

Una idea sobre “MÁQUINAS CORTACÉSPED, MI EXPERIENCIA